#ABostonConMitre

El día 17 de abril Cristina Mitre se enfrenta a la Maratón de Boston y quiere que formes parte de su reto. Desde el día 15 de abril a las 00:00 hasta el día 17 de abril a las 23:59, sal a correr, estés donde estés, con tu aplicación o reloj de running. Elige tu distancia 2K, 5K, 10K o 21K y comparte esos kilómetros con Cristina Mitre.

El importe que marques en 'Inscripción solidaria' de #ABostonConMitre será donado íntegramente a la Fundación Unoentrecienmil, que con su pionero e innovador 'Proyecto Corre' investiga la leucemia infantil.

¿Cómo lo vamos a hacer?

Gracias a la carrera global #ABostonConMitre podrás acompañar a Cristina Mitre en su reto: la Maratón de Boston, corriendo la distancia que tú quieras, 2K, 5K, 10K o 21K, abanderando su causa para lograr la I Beca Mujeres que corren con Unoentrecienmil para la investigación de la leucemia infantil & la actividad física.

Runator sincroniza todas las carreras, estadísticas y entrenamientos que realices con las aplicaciones y relojes más populares como TomTom, Garmin, Runtastic, Polar, Endomondo, Nike+, etc.

Correr #ABostonConMitre tiene premio. Entre los participantes de cada una de las distancias se sorteará un reloj GPS TomTom Runner 3 (valorado en 249€) con reproductor de música incorporado, sensor de cardio en el mismo reloj y que permite hacer seguimiento del sueño.

Madrina: Cristina Mitre

Cristina Mitre es periodista, conferenciante y corredora. Autora de “Mujeres que corren: todo lo que necesitas saber sobre el running” y “Correr es vivir a tope de power”, un día se calzó las zapatillas de correr y se propuso llegar lejos. Puedes seguir su aventura en su blog thebeautymail.es.
Continue reading

Cristina Mitre es periodista, conferenciante y corredora. Autora de “Mujeres que corren: todo lo que necesitas saber sobre el running” y “Correr es vivir a tope de power”, un día se calzó las zapatillas de correr y se propuso llegar lejos. Puedes seguir su aventura en su blog thebeautymail.es.

En octubre de 2009 decidí apuntarme a mi primera carrera de diez kilómetros. Justo un mes antes había empezado a correr. Me inscribí y no se lo conté a nadie, porque tenía miedo del “qué pensarán”. Y, por supuesto, como casi todo lo que haces por primera vez salió mal. Fui con una malla larga y un cortavientos y casi me deshidrato de lo que sudé. No miré la altimetría de la prueba, porque no sabía ni qué era eso. Al fin y al cabo se trataba de correr y qué importaba el dónde. Más tarde, a golpe de zapatilla descubrí que aquella carrera era un infierno para una principiante como yo. Y, por supuesto, al llegar a casa ocurrió lo inevitable: vomité del sobresfuerzo. Pero pese a lo horrible de la experiencia seguí adelante.

Lo mío con el running no había sido un flechazo. Lo detesté desde el minuto uno. Me apunté con más fe que ganas a un grupo de corredores populares, porque era en lo único en lo que quedaban plazas. Si hubiese habido algún hueco en Zumba yo hoy no estaría aquí. Y el 4 de septiembre de 2009 comencé a correr. Soy capaz de recordar la fecha exacta, porque aquel día pensé que iba morir. Cualquiera que no haya corrido desde la clase de gimnasia del colegio sabe de lo que hablo: cuando corres, el tiempo y la distancia se miden en una nueva métrica, porque los segundos parecen casi horas y los escasos metros casi kilómetros. Yo no hacía más que repetirme el mismo mantra: “¡A mí quién me manda!”. Pero inexplicablemente seguí adelante. Quizá por puro amor propio.

Hasta diciembre de 2012, no sabía absolutamente nada de la leucemia infantil. De hecho, no conocía ningún caso. Pero un día, mi amiga Amaya me dijo: “Mitre, tengo una cosa para ti que te va a gustar: un proyecto solidario para los que corréis”. Me metí en la web de unoentrecienmil (www.unoentrecienmil.org) y eché un ojo a su Proyecto Corre (www.proyectocorre.org). Desde el principio, la idea me entusiasmó. Podías hacer que tu entrenamiento diario fuese como una carrera luciendo uno de sus dorsales solidarios para la investigación de la leucemia infantil. Era muy sencillo, a través de su web o por SMS (enviando la palabra Ayuda Corre al 28099), y por tan sólo un euro, te enviaban uno de sus dorsales.

Así que decidí que ese año participaría en la carrera de Paracuellos de Jarama ayudando a la causa. Ese primer dorsal era el número 1208 y, desde entonces, a todas las pruebas a las que he ido siempre he llevado mi dorsal de unoentrecienmil.

Cuando empecé a correr abanderando la leucemia infantil, no conocía a Jose, alma mater de la fundación, ni a Guzmán, el hijo de Jose y a quien con tres años le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda. No sabía absolutamente nada de sus vidas, no nos habíamos visto, ni tan siquiera habíamos hablado por teléfono o e-mail.

Sólo había escuchado la cantarina risa de Guzmán a través de un vídeo que había colgado su padre en el blog. Me conmovió esa risa pero, sobre todo, el poderoso mensaje de Jose. Él no se paró a pensar en el porqué de la enfermedad de Guzmán. Lo que hizo fue buscar un para qué. Demostró, además de una generosidad increíble, que el dolor no siempre implica algo malo y que el sufrimiento se pude convertir en una poderosa fuerza catalizadora que transforme el mundo. Y yo quería formar parte y acompañarle en el camino. Por eso, desde la primera quedada de Mujeres que corren en 2013 (mujeres-que-corren.es) mi objetivo no ha sido otro que inspirar a otras mujeres a dar el primer paso, mientras recaudamos fondo para unoentrecienmil.

Siempre dije que nunca correría una maratón. Hasta que corrí… cuatro. Hoy, pongo rumbo a Boston, mi cuarta maratón, y quiero que tú, también, partícipes en este reto. Para mí esta prueba tiene un significado especial, porque correré junto a Kathrine Switzer, la primera mujer en completar la prueba con dorsal hace cincuenta años. Una fuente de inspiración para todas las que pensamos que, como ella misma dice, el simple hecho de poner un pie delante del otro puede transformar tu vida para siempre.

Abro, ahora, un nuevo capitulo en mi aventura junto a las Mujeres que corren, porque gracias a nuestro esfuerzo y solidaridad convocaremos, junto a unoentrecienmil, La I Beca Mujeres que corren para la investigación de la leucemia infantil y actividad física. Por eso, te pido que me acompañes en la distancia y que participes en esta carrera abanderando mi causa. Todo lo que recaudemos con esta prueba #ABostonConMitre será donado de forma íntegra para convocar esta primera beca.

Al lo largo de estos años, he aprendido que la vida es, también, una carrera de fondo. A diario nos enfrentamos a peligrosas curvas, a los buenos repechos y, también, se disfruta de rectas infinitas en las que uno simplemente se deja llevar. Muchas veces toca sufrir y aparece el temido muro. Entonces, toca apretar los dientes y, como en las cuestas, bracear y subir rodillas para seguir adelante. ¿La clave para triunfar? Verse siempre victoriosa cruzando la meta. Gracias a todos por ser de mi banda. Read less

Paso a paso

1. Descárgate una aplicación de running

a) Si ya la tienes, ve al siguiente paso.
b) Si no, te recomendamos algunas cuando te unas a la carrera.

2. Inscríbete en la carrera

Apúntate a través del botón "Únete". Introduce tu nombre y apellidos y completa el formulario. Deberás crear un usuario y contraseña para la aplicación Runator.

3. Sincroniza tu aplicación

Durante el registro te pediremos que sincronices tu aplicación de running favorita con Runator. Esto sólo te llevará unos minutos, pero es importante que lo hagas para que puedas aparecer en el ranking global de la carerra #ABostonConMitre.

4. Descarga Runator e inicia sesión

Descarga Runator desde Google Play o Apple Store e inicia sesión con el usuario y contraseña que introdujiste al realizar la inscripción a la carrera.

5. Comparte e imprime tu dorsal

¡Ya estás listo para correr! Imprime tu dorsal y compártelo en redes sociales (Facebook, Twitter o Instagram) utilizando el hashtag #ABostonConMitre.

6. ¡Sal a correr!

¡Corre los 2K, 5K, 10K o 21K donde tú quieras! Da igual si estás en Barcelona, Pekín o Quito. Lo importante es que corramos todos para apoyar esta causa. Eso sí, recuerda registrarlo con tu aplicación o reloj de correr que hayas sincronizado con Runator.

7. Comparte una foto de la carrera utilizando el hashtag #ABostonConMitre

Comparte tu dorsal, tus resultados, o cualquier otra foto que te hayas hecho durante la carrera. Lo importante es que lo compartas con el hashtag #ABostonConMitre para que podamos incluirlo en el álbum de fotos de la carrera.

Unoentrecienmil

Unoentrecienmil nace con la vocación de conseguir que 10 de cada 10 niños diagnosticados de leucemia, se curen. La leucemia infantil es una enfermedad que supone el 30% del cáncer infantil con más de 350 casos diagnosticados al año sólo en España.

Desgraciadamente, dos de cada diez niños siguen sin tener ninguna esperanza al no haber avances clínicos desde hace años. Solo a través de la investigación conseguiremos cambiar por fin las estadísticas y para recaudar fondos para financiar Becas de Investigación no paramos de lanzar iniciativas solidarias como el Proyecto Corre (http://proyectocorre.org) que busca dar sentido a cada kilómetro que corremos por medio de un dorsal solidario

© 2017 SocialRun S.L. Todos los derechos reservados.